Anita Reeves revela el por qué Felipe Camiroaga no siguió en las teleseries

La actriz nacional Anita Reeves estuvo invitada al podcast ‘Impacto en el rostro’, donde repasó su extensa carrera actoral, además de recordar su experiencia trabajando junto a Felipe Camiroaga en la teleserie de TVN ‘Jaque Mate’.

Durante la grabación, desarrollaron una bonita amistad, pues la actriz interpretó a Elvira Tapia, madre del personaje del animador. «A mí me llamaron antes, para hacerle unos talleres a Felipe, aunque eran más bien conversaciones que teníamos. Ahí nos hicimos amigos, yuntas. En la teleserie era su mamá, así que estábamos harto juntos» comenzó relatando.

Sobre el desempeño de Camiroaga en su rol de actor, Anita aseguró que: «Felipe era muy histriónico, pero para hacer comedia. Cuando tenía que hacer personajes o escenas más serias, se ponía muy tenso, entonces el gran trabajo era tratar de soltarlo».

«Yo lo retaba mucho, porque en Jaque Mate, él se tuvo que poner serio y era muy difícil. Un día se cortó el pelo y tenía continuidad. Yo decía ‘eso pasa por traer gente que no son actores profesionales’. Le dije a él ‘cómo se te ocurre’ y él me dijo ‘es que no me di cuenta’. Fue un poco eso, una relación entre profesional, amistosa y de mamá retona, la misma mamá que lo retaba en la teleserie, lo retaba afuera» agregó.

Frente si a Felipe pudo soltarse como actor, Anita afirmó que sí y que para ello fue de gran ayuda Aline Kuppenheim, su pareja en la teleserie. «Afortunadamente tenía una muy buena relación con ella. La Aline lo hacía reír mucho, lo hacía soltar mucho, porque las escenas con ella eran las más difíciles, porque eran de pareja, con besos, complejas para alguien que no es actor profesional».

Para finalizar el tema, la actriz dio su opinión del por qué Felipe dejó las teleseries a pesar de que le encantaba actuar. «Él habría seguido, pero no pudo porque la televisión lo requirió más. Yo creo que si Felipe hubiera estudiado más, habría hecho cosas interesantes. A raíz de una escena que hicimos, le dije que lo veía haciendo un muy buen Shakespeare o un muy buen Molière. Ahí habría estado en su salsa».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *